Home / Notas / El vuelo del Kuryaki - Con Dante Spinetta
El vuelo del Kuryaki - Con Dante Spinetta
La furgoneta Volkswagen ya arrancó. Durante el viaje hacia una quinta en Pilar, los niños a bordo cantan cosas como esta: “El molino blanco avisa que estamos por llegar, a las cumbres de una prisa, que nos quieren destrozar, en una carretera oscura nos pusimos a luchar, las armas se rompieron y tuvimos que pelear“.
Papá Luis pide que la canten de nuevo. Lo pedirá varias veces; tantas como para que la recuerden. Es 1983, Dante Spinetta tiene 7 años y, sin saberlo, acaba de escribir su primera canción.
“Íbamos cantando, deformando; mi viejo nos cebaba a mis hermanos, a Emma y a mí para que le diéramos estructura de canción. Nos llevábamos una pelota y un casetterito, era lo único que teníamos. Grabábamos temas y hacíamos un programa de radio con publicidades, con todo. Una vez que teníamos el concepto armado se lo presentábamos a los grandes. Jugar era eso y, a la noche, cazar bichitos de luz: era lo más.
–A los 13 años fue a preguntarle a Andrés Calamaro si quería producir el disco que estaban armando con Emmanuel.
–Sí, me regaló Raising Hell, de Run DMC, y Bigger and Deffer, de LL Cool J. Esos CD fueron terribles. Volví a casa y no tenía dónde escucharlos; recién un año después tuve reproductora de CD. (Andrés) No pudo ser el productor porque justo estaba con sus viajes a Europa, pero fue una buena charla. Nosotros siempre andábamos dando vueltas y aprendiendo de los mayores, íbamos todo el tiempo a los ensayos de Fito. De esas situaciones, como verlo ensayar y producir a mi viejo, aprendíamos. Cuando hicimos nuestro primer disco apenas sabíamos tocar un instrumento, pero sí sabíamos hacer un disco. Empezamos a rapear y cuando nos dimos cuenta salía Fabrico cuero. La exposición repentina nos hizo muy fuertes, porque nos tuvimos que bancar mucha resistencia y agresión. Eso nos hizo más tenaces.
–Habría sido más fácil hacer rock.
–De alguna manera, sí, pero no era lo que nos salía naturalmente. Si ves nuestros videos, te das cuenta de que sale lo que nos sale, porque no estamos vestidos de raperos ni de rockeros. Es una mezcla de lo que teníamos. En Fabrico cuero tengo unas bermudas que pinté con una pintura de mi hermana. En esa época no teníamos un mango, esa es la verdad (ríe). Los primeros años era toda ropa de mi viejo y de mi tío Gustavo. Era alto y podía usarla.
–¿Quería comprarse su ropa?
–Nos moríamos cuando veíamos a los Beastie Boys: "Mirá esas gorras, boludo, ¡las cadenas!". Una vez, una amiga del Tweety González me regaló una cadena plateada increíble. Y yo me conseguí el símbolo de Volkswagen.
¿"me conseguí el símbolo de Volkswagen"?
–Digamos que me lo conseguí.
–¿Hay un logo menos de Volkswagen en la calle?
–Claro, cosas que uno hace de chico. Había mucha resistencia a todo lo que no era rock duro. A un concierto de Divididos, en Cemento, fuimos los tres -el tercer Kuryaki era Nahuel, bailaba con elloscon unos pilotines Adidas. Era el momento más pesado, yo era muy chiquito, flaquito. Apareció un gigantón y me metió un bife: "Hacé rock n'roll, pendejo". Ahí empezamos a hacer artes marciales, disparó la idea de estar más seguros y nos terminó de influir porque después generó el tema Abarajame. Al público le costaba aceptar algo nuevo, algo mestizo. Hoy estamos gozando de un respeto popular que antes no teníamos. Sí lo teníamos en otros países, como México, y nos dolía que no fuera en nuestra casa, siendo re argentos.
–Con Abarajame la gente que los quería empezó a decir que se habían vendido al sistema.
–La gente que nos amaba porque la canción era antipolicial, cuando empezó a sonar en todos lados se lo tomó como que nos vendimos, y en realidad fue que tuvimos éxito. Nosotros trabajamos para tener éxito, a nuestra manera. Abarajame fue un boom muy grande, empezamos a tocar mucho con el nuevo rock argentino:eraBabasónicoseIKV.Yllenábamos. Después, con el disco Chaco, nos volvimos extremadamente populares, vendimos 250.000 discos, nos convertimos en una banda que empezaba a pegar en toda América Latina, ¡De golpe se nos vino de la buena! Sufrimos, pero nos dimos cuenta de que esa gente, supuestamente ondera, era puro bla bla, monigotes de una esencia. Aprendimos que no nos tenía que importar nada de lo que nos dijeran y salimos con Versus: ya en el primer video estábamos volando entre árboles con plumas en los brazos. Creo que ahí nos empezaron a perder el rastro.
–Eran muy chicos. En 1994 no tenía cuenta bancaria y la plata la guardaba en una bolsa de basura, ¿en la casa de su novia?
–(Ríe) En ese momento salía con
una chica que se llamaba Eloísa, estuvimos cuatro años en pareja. Uno lo viví en su casa, con su familia, me adoptaron, eran bolivianos. Mis viejos se estaban divorciando, les dije que me iba al carajo, y me fui. Cuando salió Chaco empecé a ganar plata. Era un hippie que de golpe tenía plata. La metí en la bolsa de consorcio, fui y me compré una casa, que es mi casa.
–¿Fue con la bolsa a la inmobiliaria?
–Sí, con un par de amigos medios pesuti.
Antes de la bolsa, antes de Chaco, Dante pasaba horas copiando los videos de Music 21 con Emmanuel. Cada tanto conseguían VHS de MC Hammer. Con lo que aprendieron, armaron un par de coreografías y salieron a competir en concursos de rap en discotecas de Buenos Aires.
"Lo que más o menos entendíamos era que el rap era la voz de las minorías y nos pegaba ese concepto; y la hispanidad, representar un grupo étnico diferente, ser los sudacas del mundo. Al mismo tiempo nos influía la libertad del rock, de haber crecido con Spinetta, Páez, Charly, gente que veíamos que no tenía limitaciones. Todo eso generó que fuéramos una banda mestiza difícil de entender para la gente. Ser hijos de hippies, pero ir a colegio privado y mezclarnos con los ricos, con los pobres y hacer música de negros y de blancos".
–"Deforme". le escuché bastante esa palabra. Ahora diseña ropa. ¿Qué pasa con lo deforme ahí?
–Con Oscar (Roho) somos amigos desde hace mucho, nos juntamos y empezamos a darnos manija. Como pasa con Emma. No hay límite, viene después: es el presupuesto para hacer las cosas. Volans -así se llama la línea de ropa que idea para la marca Garçon García significa la constelación del pez volador, es una constelación que se ve desde el Sur. Es el pez fuera de su elemento: con Oski estamos un poco fuera de nuestro elemento. Está bueno sacarle el concepto frívolo a la moda. Yo me pongo un poncho con plumas doradas, y camino por la calle y siento que de alguna manera vivo esa fantasía que es la vida. Hicimos una campera que fue concebida con el concepto de los Panteras Negras. Es absolutamente negra, de cuero, con cierres grandes negros y atrás tiene una pantera negra bordada gigante. Fue un gol esa campera en Nueva York. O un traje de sastrería de puta madre. Tiene una V chorreando como si fuera aerosol. Eso es urbano y también te hace acordar a Invasión extraterrestre. Son coordenadas de la infancia. Está todo conectado.
–En esa infancia fue que dejó de ser hincha de Boca.
–Fue como a los 5 años; mi abuela Julia me había hecho bostero.
–¿Y ahí qué pasó?
–Entendí (carcajadas). Ahí ganó el peso familiar. Si yo no era de River, creo que mi viejo me mandaba a dormir al patio para siempre.
–Cuando salió a festejar la Copa del mundo, 1986, ¿encontró un muñeco de star Wars en la calle?
–Estaban mi familia y la de Emma juntas, en un departamento que alquilábamos por Belgrano. Habíamos preparado bolsas llenas de papelitos de diarios y obviamente empezamos a tirar, todos llorando de alegría. Había que ir a la calle a festejar, con las bocinas y la gente. Bajamos y encontré un Jawa, tirado en la vereda. ¡Me encontré un Star Wars tirado en la calle!
Por ese entonces, Dante tenía 9 años, la misma edad que su hija, Vida. Brando, de 12, le lleva dos a André, el hijo de Emmanuel -la misma diferencia que hay entre los músicos-. Por ellos tres las giras no exceden los 20 días, porque no hay modo de que estén lejos tanto tiempo; no existe plan en el mundo en el que no puedan estar todos juntos. Porque no existe tal mundo, escindido. A él lo criaron así, rodeado.
–Mientras Brando y André están fanatizados con el fútbol y la Playstation, Vida da señales.
–Sí, mi nena, sí. Me dijo que quería bailar en el show del Luna Park, en 2014. Me lo pidió con un videíto que mandó del celular de la mamá, me mostraba lo que quería hacer. Ella lo toma como debe ser: un juego. Una manera de comunicarse con otras herramientas, otro lenguaje, superconectado con el alma.
–Su papá le decía que era bueno con la guitarra, pero al principio no le daba mucha bolilla.
–Yo estaba copado con el rap, pero el rock me gustaba también. Mi viejo me quemaba con Jimmy Hendrix todo el tiempo: ¡mirá cómo toca! Me hacía las caras y yo le decía: pará, papá, no me jodas con estos hippies. Estaba en otra, los veía a todos como unos drogadictos. Hasta que un día, a los 13, tomé un par de clases de viola con su guitarrista, Guille Arrom, que me dejó una base. Pero toqué un par de meses y dejé.
–¿Se negó a cambiarle las cuerdas a la Taylor acústica de su padre?
–La tengo con sus cuerdas. Mi viejo creía que todos los instrumentos tienen que sonar, no son para guardar. El día que se rompan las tendré que cambiar.
–¿la está tocando?
–Sí, de vez en cuando, sí.
–¿Lo hace con cuidado?
–Normal, porque la música continúa. No pasa por el apego a las cosas físicas. Pero uno tiene eso; ¿cómo se diría? Te apegás a recuerdos, pero al mismo tiempo saber que estás tocando las cuerdas que fueron las últimas que él tocó es increíble. Aunque no pasa por ahí, ponés un disco de él y ya está, conectás más con eso. Son cosas que tienen que fluir y van a pasar cuando tengan que pasar.
–Para usted, su padre tiene una cosa chamánica, de transformarse en una energía. ¿De dónde viene su misticismo?
–Desde siempre. El primer libro que leí a los 15 años fue Las enseñanzas de Don Juan, de Carlos Castaneda. Mi vieja también es una persona muy mística, muy perceptiva. Es astróloga, igual que la mamá de Emmanuel. Hemos estado rodeados de mucho misticismo. Mi viejo es más filosofal, más del lado de la ciencia que de la religión, pero con el entendimiento de dejar, digo... La fe es la fe, capaz no tiene una explicación, como el amor. Y eso está bueno, ¿no? La mística da lugar a cuestionar, a pen-sar que no está todo organizado como nos han dicho muchas religiones. La fe es un viaje muy personal. Fue muy loco para mí, pero desde que estaba haciendo Pyramide -el disco salió en 2010 y Luis Alberto Spinetta falleció en febrero de 2012ya estaba con el tema de que nada muere, todo se transforma. Pyramide es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Todo el tiempo estuve con eso: el arte tiene esa premonición de que algo se avecina, te va preparando. Estás conectado con una usina de energía de algún lado, colectiva. Comprender que todo no es solo lo que vemos, que hay mucho más allá. Ayer estábamos viendo un documental con Luz (Cipriota, su pareja) de cosas así, micromundos. Todo está basado en eso.
–¿Cómo conoció a luz?
–En el estreno de una película. Me acerqué, le hice un chiste, se rió y me volví loco. Cuando la película empezó ella se metió al cine y yo, que ya la había visto, me fui con mis amigos a comer. Al rato pensé ¿cómo no me quedé? Entonces volví a buscarla. La esperéalasalidaynomedionila hora. Pero ya tenía el nombre. Empecé a hacer mi investigación y le mandé un
mensaje por Facebook. Varios: no me contestó como por ocho meses. Un día me aburrí, yo también hacía lo mío. En el último intento me aceptó. Al tiempo estrenó una obra, me invitó, nos quedamos hablando un rato y bueno, después me escribió ella. Yo estaba seguro de que teníamos que vivir algo juntos. Capaz que ella todavía no se había dado cuenta.
–¿La invitaba a tomar helado?
–¡Sí! ¡Ya no sabía qué decir! Le escribía 'vamos a tomar un helado por la vía láctea'. Imagino que se reía.
–"Ya veníamos de todo el rock, sabíamos cómo se te explotaba el balero", decía cuando le preguntaban por drogas y las primeras giras.
–La verdad es que nosotros somos la banda más sana, pero no por una cuestión de postura, sino porque lo vivimos de costado. Vimos amigos que perdieron todo, realmente perdieron todo: hasta los dientes. Sabíamos que éramos enemigos de esa sensación, no nos enganchábamos con eso porque vimosquenonosservía.Teníamosotra parada mucho más enérgica que nos representaba, y el rap era ese motor. Las drogas, depende de cómo seas, te pueden destruir y son un arma de devastación social. Algunas están sembradas a propósito, como el paco. Están diseñadas para matar gente. El concepto de que para ser creativo tenés que estar drogado es una mentira gigante. Hay que separar fumarse un porro de otras cosas. Yo no tomo alcohol, pero te juro que no es de postura: ¡no me gusta el sabor! Me gusta más tomarme una Coca-Cola con limón. Me encantaría que me gustara la cerveza, porque me encantan las latitas, las botellas, pero no me gusta. Creo que tiene algo también de enfrentar las cosas. Hay gente que necesita escapar y lo entiendo, cada uno tiene su umbral de dolor y su resistencia. Otros lo hacen por diversión y está bien; cada uno tiene que vivir su viaje. Tengo amigos que se la dan con todo y son mis amigos y los voy a cuidar. Si caen, los voy a levantar. Pero a mí no me sirve, me perdería un montón de cosas que no me quiero perder. Me gusta enfrentar mis demonios cara a cara.
–Lúcido.
–Exacto. Si la voy a ganar, la voy a ganar así.
(Derechos exclusivos, La Nación).


1988. Debuta a los 11 años con El mono tremendo, canción que Luis Alberto Spinetta incluyó en el disco Tester de violencia.
1991. Con Emmanuel Horvilleur arma llya Kuryaki and the Valderramas. Sale el primer disco: Fabrico cuero.
1995. La banda alcanza el éxito y la pupularidad con su tercer disco, Chaco.
Papá. En 2002 nace su primer hijo, Brando. Ese mismo año se larga como solista. Cuatro años más tarde nace Vida, su segunda hija.
2012. Con el disco Chances, IKV vuelve a sonar después de 10 años de separación. Ese mismo año, en febrero, fallece Luis Alberto Spinetta.
2013. IKV gana el Grammy latino por Ula Ula, en la categoría mejor canción urbana.
El futuro. Con Emmanuel Horvilleur están trabajando en el próximo disco, que saldrá el año que viene. También, en 2016, planea el despegue de Volans, su marca de ropa, con local propio.
El vuelo del Kuryaki - Con Dante Spinetta

Más notas

Galerías de sociales

Top 10

Ediciones anteriores

Agosto 2015:
Edición Revista Paula agosto 2015
Julio 2015:
Edición Revista Paula julio 2015
Junio 2015:
Edición Revista Paula junio 2015
Abril 2015:
Edición Revista Paula abril 2015
Marzo 2015:
Edición Revista Paula Marzo 2015
Febrero 2015:
Edición Revista Paula Febrero 2015
Enero 2015:
Edición Revista Paula Enero 2015
Diciembre 2014:
Edición Revista Paula Diciembre 2014
Noviembre 2014:
Edición Revista Paula Noviembre 2014
Octubre 2014 :
Edición Revista Paula Octubre 2014
Setiembre 2014:
Edición Revista Paula Setiembre 2014
Julio 2014:
Edición Revista Paula Julio 2014
Junio 2014:
Edición Revista Paula Junio 2014
Mayo 2014:
Edición Revista Paula Mayo 2014
Abril 2014:
Edición Revista Paula Abril 2014
Marzo 2014:
Edición Revista Paula Marzo 2014
Febrero 2014:
Edición Revista Paula Febrero 2014
Enero 2014:
Edición Revista Paula enero 2014
Diciembre 2013:
Edición Revista Paula diciembre 2013
Noviembre 2013:
Edición Revista Paula noviembre 2013
Octubre 2013:
Edición Revista Paula octubre 2013
Setiembre 2013:
Edición Revista Paula Setiembre 2013
Agosto 2013:
Edición Revista Paula Agosto 2013
Julio 2013:
Edición Revista Paula Julio 2013
Junio 2013:
Edición Revista Paula Junio 2013
Mayo 2013:
Edición Revista Paula Mayo 2013
Abril 2013:
Edición Revista Paula Abril 2013
Marzo 2013:
Edición Revista Paula marzo 2013
Febrero 2013:
Edición Revista Paula febrero 2013
Enero 2013:
Edición Revista Paula enero 2013
Diciembre 2012:
Edición Revista Paula diciembre 2012
Noviembre 2012:
Edición Revista Paula noviembre 2012
Octubre 2012:
Edición Paula Novios octubre 2012
Setiembre 2012:
Edición Revista Paula setiembre 2012
Agosto 2012:
Edición Revista Paula agosto 2012
Julio 2012:
Edición Revista Paula julio 2012
Junio 2012:
Edición Revista Paula junio 2012 
Mayo 2012:
Edición Revista Paula Abril 2012 
Abril 2012:
Edición Revista Paula Abril 2012 
Marzo 2012:
Edición Revista Paula Febrero 2012 
Febrero 2012:
Edición Revista Paula Febrero 2012 
Enero 2012:
Edición Revista Paula Enero 2012
Diciembre 2011:
Edición Revista Paula Diciembre 2011
Noviembre 2011:
Edición Revista Paula Noviembre 2011
Octubre 2011:
Edición Revista Paula Octubre 2011
Setiembre 2011:
Edición Revista Paula Setiembre 2011
Agosto 2011:
Edición Revista Paula mayo 2011
Julio 2011:
Edición Revista Paula mayo 2011
Junio 2011:
Edición Revista Paula junio 2011
Mayo 2011:
Edición Revista Paula mayo 2011
Abril 2011:
Edición Revista Paula Abril 2011
Marzo 2011:
Edición Revista Paula Marzo 2011
Febrero 2011:
Edición Revista Paula Febrero 2011
Enero 2011:
Edición Revista Paula Enero 2011
Diciembre 2010:
Edición Revista Paula Diciembre 2010
Noviembre 2010:
Edición Revista Paula Noviembre 2010
Octubre 2010:
Edición Revista Paula Octubre 2010
Setiembre 2010:
Edición Revista Paula Setiembre 2010
Agosto 2010:
Edición Revista Paula Agosto 2010
Julio 2010:
Edición Revista Paula Julio 2010
Junio 2010:
Edición Revista Paula Junio 2010
Mayo 2010:
Edición Revista Paula Mayo 2010
Abril 2010:
Edición Revista Paula Abirl 2010
Marzo 2010:
Edición Revista Paula Marzo 2010
Febrero 2010:
Edición Revista Paula Febrero 2010
Enero 2010:
Edición Revista Paula Enero 2010
Diciembre 2009:
Edición Revista Paula Diciembre 2009
Noviembre 2009:
Edición Revista Paula Noviembre 2009
Octubre 2009:
Edición Revista Paula Octubre 2009
Setiembre 2009:
Edición Revista Paula Setiembre 2009
Agosto 2009:
Edición Revista Paula Agosto 2009
Julio 2009:
Edición Revista Paula Julio 2009
Junio 2009:
Edición Revista Paula Junio 2009
Mayo 2009:
Edición Revista Paula Mayo 2009
Abril 2009:
Edición Revista Paula Abril 2009
Marzo 2009 :
Edición Revista Paula Marzo 2009
Febrero 2009:
Edición Revista Paula Febrero 2009
Enero 2009:
Edición Revista Paula Enero 2009
Diciembre 2008:
Edición Revista Paula Diciembre 2008
Noviembre 2008:
Edición Revista Paula Noviembre 2008
Octubre 2008:
Edición Revista Paula Octubre 2008
Setiembre 2008:
Edición Revista Paula Setiembre 2008
Agosto 2008:
Edición Revista Paula Agosto 2008
Julio 2008:
Edición Revista Paula Julio 2008
Junio 2008:
Edición Revista Paula Junio 2008
Mayo 2008:
Edición Revista Paula Mayo 2008
Abril 2008:
Edición Revista Paula Abril 2008
Marzo 2008:
Edición Revista Paula Marzo 2008
Febrero 2008:
Edición Revista Paula Febrero 2008
Enero 2008:
Edición Revista Paula Enero 2008
Diciembre 2007:
Edición Revista Paula Diciembre 2007
Noviembre 2007:
Edición Revista Paula Noviembre 2007
Octubre 2007:
Edición Revista Paula Octubre 2007
Setiembre 2007:
Edición Revista Paula Setiembre 2007
Agosto 2007:
Edición Revista Paula Agosto 2007
Julio 2007:
Edición Revista Paula Julio 2007
Junio 2007:
Edición Revista Paula Junio 2007
Mayo 2007:
Edición Revista Paula Mayo 2007
Abril 2007:
Edición Revista Paula Abril 2007
Marzo 2007:
Edición Revista Paula Marzo 2007
Febrero 2007:
Edición Revista Paula Febrero 2007
Enero 2007:
Edición Revista Paula Enero 2007
Diciembre 2006:
Edición Revista Paula Diciembre 2006
Noviembre 2006:
Edición Revista Paula Noviembre 2006
Octubre 2006:
Edición Revista Paula Octubre 2006
Setiembre 2006:
Edición Revista Paula Setiembre 2006
Agosto 2006:
Edición Revista Paula Agosto 2006
Julio 2006:
Edición Revista Paula Julio 2006
Junio 2006:
Edición Revista Paula Junio 2006
Mayo 2006:
Edición Revista Paula Mayo 2006
Abril 2006:
Edición Revista Paula Abril 2006
Marzo 2006:
Edición Revista Paula Marzo 2006
Febrero 2006:
Edición Revista Paula Febrero 2006
Enero 2006:
Edición Revista Paula Enero 2006
Diciembre 2005:
Edición Revista Paula Diciembre 2005
Noviembre 2005:
Edición Revista Paula Noviembre 2005
Octubre 2005:
Edición Revista Paula Octubre 2005
Junio 2005:
Edición Revista Paula Junio 2005
Mayo 2005:
Edición Revista Paula Mayo 2005
Abril 2005:
Edición Revista Paula Abril 2005
Marzo 2005:
Edición Revista Paula Marzo 2005
Febrero 2005:
Edición Revista Paula Febrero 2005
Enero 2005:
Edición Revista Paula Enero 2005
Diciembre 2004:
Edición Revista Paula Diciembre 2004
Noviembre 2004:
Edición Revista Paula Noviembre 2004
Octubre 2004:
Edición Revista Paula Octubre 2004
Setiembre 2004:
Edición Revista Paula Setiembre 2004
Agosto 2004:
Edición Revista Paula Agosto 2004
Julio 2004:
Edición Revista Paula Julio 2004
Junio 2004:
Edición Revista Paula Junio 2004
Mayo 2004:
Edición Revista Paula Mayo 2004
Abril 2004:
Edición Revista Paula Abril 2004
Marzo 2004:
Edición Revista Paula Marzo 2004
Febrero 2004:
Edición Revista Paula Febrero 2004
Enero 2004:
Edición Revista Paula Enero 2004
Diciembre 2003:
Edición Revista Paula Diciembre 2003
Noviembre 2003:
Edición Revista Paula Noviembre 2003
Octubre 2003:
Edición Revista Paula Octubre 2003
Setiembre 2003:
Edición Revista Paula Setiembre 2003
Agosto 2003:
Edición Revista Paula Agosto 2003
Julio 2003:
Edición Revista Paula Julio 2003
Junio 2003:
Edición Revista Paula Junio 2003
Mayo 2003:
Edición Revista Paula Mayo 2003
Abril 2003:
Edición Revista Paula Abril 2003
Marzo 2003:
Edición Revista Paula Marzo 2003
Febrero 2003:
Edición Revista Paula Febrero 2003
Enero 2003:
Edición Revista Paula Enero 2003
Diciembre 2002:
Edición Revista Paula Diciembre 2002
Noviembre 2002:
Edición Revista Paula Noviembre 2002
Octubre 2002:
Edición Revista Paula Octubre 2002
Setiembre 2002:
Edición Revista Paula Setiembre 2002
Agosto 2002:
Edición Revista Paula Agosto 2002
Julio 2002:
Edición Revista Paula Julio 2002
Junio 2002:
Edición Revista Paula Junio 2002
Mayo 2002:
Edición Revista Paula Mayo 2002
Abril 2002:
Edición Revista Paula Abril 2002
Marzo 2002:
Edición Revista Paula Marzo 2002
Febrero 2002:
Edición Revista Paula Febrero 2002
Enero 2002:
Edición Revista Paula Agosto 2002
Diciembre 2001:
Edición Revista Paula Diciembre 2001
Noviembre 2001:
Edición Revista Paula Noviembre 2001
Octubre 2001:
Edición Revista Paula Octubre 2001
Setiembre 2001:
Edición Revista Paula Setiembre 2001

2015 / 2014 / 2013 / 2012 / 2011 / 2010 / 2009 / 2008 / 2007 / 2006 / 2005 / 2004 / 2003 / 2002 / 2001 /
Ver todas las ediciones

¿Proponenos el próximo Top 10?

Proponenos un tema para que generemos juntos el próximo Top 10.

HORÓSCOPO / Leo

Es el fuego guiado por el corazón. su naturaleza es noble y generosa, dispuesta como el sol a ...

Normas Generales de Participación

1) El País S.A. ofrece diversos ámbitos para ejercer la libertad de expresión y estimular el saludable hábito democrático del debate y la reflexión colectiva. Todos los usuarios registrados pueden participar en nuestros Comentarios, Foros, Blogs, Periodismo Ciudadano, etc., pero al hacerlo asumen responsabilidades que deben conocer y aceptar.
2) En beneficio de esas libertades que se procura promover, la Revista Paula de El País acogerá contenidos ofrecidos por los usuarios en el entendido de que quienes los remiten son responsables de ellos. Por tanto El País S.A. no es responsable por expresiones que le son ajenas y advierte que no necesariamente las comparte. Al ejercer el derecho de participar se nos exonera del compromiso de confidencialidad respecto a su identidad en caso de litigio, puesto que son los respectivos usuarios y no nosotros los responsables de sus actos. 
3) Sólo pueden participar en estos ámbitos los usuarios previamente registrados, que aceptaron nuestras normas de comportamiento.  
4) No todos los contenidos ofrecidos por los usuarios serán reproducidos; El País S.A. se reserva el derecho de escoger entre los contenidos que se le ofrezcan y de retirarlos sin dar razones
5) Ocasionalmente El País S.A. puede considerar que algún contenido (texto, fotos, videos, etc.) aportado por un usuario tiene interés suficiente para ser difundido en nuestras versiones digital e impresa, así como en sitios aliados o asociados en cuyo caso se hará referencia al autor respetando su nombre o su seudónimo. Al aceptar las presentes Normas de Participación, el usuario debe tener presente que está cediendo su derecho de uso sin costo y sin ninguna otra retribución
6) Quienes no compartan estas Normas de Participación no están autorizados a participar en la Revista Paula de El País

Normas de Comportamiento de La Revista Paula

Sin perjuicio de las advertencias formuladas en las Normas de Participación, los usuarios que opten por participar deben leer detenidamente las prohibiciones y recomendaciones que se describen.
1) No se atentará contra el derecho a la intimidad, al honor y a la propia imagen o nombre.
2) No se introducirán contenidos ofensivos o discriminatorios contra personas o grupos de ellas. Esta disposición se extiende a contenidos eventualmente considerados inmorales o pornográficos.
3) No se promoverá la violencia, el incumplimiento de normas vigentes, o el boicot contra personas, empresas o instituciones, incluyendo otros blogs.
4) No se introducirá información confidencial ni propia ni ajena y se respetarán estrictamente los derechos de autor de terceras personas, empresas o instituciones, incluyendo fotos, videos y marcas.
5) No se utilizará la Revista Paula de El País para prácticas comerciales o publicitarias.
6) Se velará por el respeto de las ideas ajenas, así como por el rigor y veracidad de los argumentos. Se contribuirá al respeto del  derecho a la libertad de expresión y de información.
7) Los usuarios tendrán la posibilidad y la obligación moral de "reportar abuso" en caso de contenidos que consideren afecta algunos de los valores que procuramos preservar por encima de las libertades que deseamos otorgar. Un contenido "denunciado" será instantáneamente descartado y enviado a nuestra Administración de Participación
8) Las decisiones de la Revista Paula de El País, incluyendo desde la supresión de un contenido hasta la expulsión de un usuario registrado, son inapelables.
9) Quienes no compartan estas Normas de Comportamiento, no están autorizados a participar en la Revista Paula de El País.